4 de abril de 2015

Rumania. Marzo 2015

Esta vez teníamos unos días libres en Semana Santa, algo inusual en nosotros, y en enero encontramos a través de Skyscanner los primeros vuelos a Bucarest con Ryanair desde Madrid a un precio para pensárselo...

Leyendo foros y guías descubrimos una ruta interesante que podíamos hacer en cuatro días, así que alquilamos un coche con SurpriceCar por 59€, reservamos los hoteles con Booking y esto fue lo que nos encontramos.

Aquí podéis ver el Vídeo de nuestro viaje por Rumania.

Nuestro vuelo a Bucarest salía por la tarde y nos dejaba en la ciudad ya de noche así que recogimos el coche en el aeropuerto e hicimos noche en Bucarest. Nuestra sorpresa fue llegar al hostal que habíamos reservado a través de Booking y que su dueño, un desaliñado y un tanto peculiar señor, nos explicase en un idioma mezcla rumano, inglés e italiano que cuatro holandeses, según él muy borrachos, estaban en lo que era nuestra habitación, y que no había podido decirles que no y que ya no tenía sitio para nosotros... Tras conversaciones que no llevaban a ningun sitio nos fuimos. Hemos de decir que vimos a los cuatro chicos, supuestamente los borrachos, charlando tranquilamente en una mesa del hostal... Por suerte teníamos datos en el móvil y coche, así que a las 23:00hs estábamos buscando otro sitio.
Conseguimos por 20€ el hotel George & Dragons. Su dueño, a pesar de haber hecho la reserva 15' antes, nos llamó por teléfono y se presentó en el hostal para atendernos. Totalmente recomendable. Parking en la puerta, muy muy limpio, moderno pero con decoración clásica y con estilo. Baño a compartir con cuatro habitaciones muy amplio, cuidado y limpio, calefacción, tele en la habitación y también una sala de estar para fumadores con hervidor de agua. Os lo recomendamos por su atención, su precio y su calidez. No pudimos probar el pub ya que llegamos tarde y nos fuimos pronto el lunes, pero el sitio también merecía la pena.


La mañana del lunes paseamos por Bucarest, que tiene poco que ver, sacamos fotos al Parlamento y continuamos hasta Sinaia.
Allí visitamos el Castillo de Peles. Podéis llegar hasta él en coche y el último km hacerlo andando. Hay parking. La entrada al castillo se paga pero visitar sus jardines y sacar fotos alrededor es gratis.


Tras esta breve visita continuamos camino a Brasov. Nuestro hotel, Pensión Ambra, a unos 20' andando del centro, era el típico hostal español. Antiguo pero limpio, com wifi, baño en la habitación, tele, calefacción y atención escueta pero educada. Con extras de impuesto por estancia y demás nos costó 19€ la noche.




Paseamos hasta el centro donde visitamos la plaza, la iglesia negra... La verdad es que mucho más para ver, después de observar su famoso cartel a lo Hollywood, no tiene. Pero sí que hay muchas tiendas de dulces y salados para ir comiendo por la calle, cafeterías y restaurantes y todo a precios muy baratos. Encontramos muchas de las comidas que habíamos probado en Cracovia, como los Kürtöskalács, pero aún más baratos que allí.


Incluso si vuestra idea es comprar en un supermercado, nosotros por 10€ compramos cena, desayuno y otra cena en un carrefour, con bebidas y dulces incluidos (cargamos con comida de esa compra hasta el último día del viaje) ;-)



A la mañana siguiente nos fuimos hacia Bran haciendo una parada en Rasnov. Está a unos 25' en coche desde Brasov y también hay buses. Al llegar a la explanada de la ciudadela podéis subir andando o en una especie de bus-tren que cuesta menos de 1€. 
El parking para dejar el coche antes de subir es gratis.


La subida son 3', andando serán unos 10'. La entrada a la fortaleza de Rasnov cuesta 1,50€ aprox. Podéis rodearla por la izquierda para sacar fotos al pueblo y las montañas nevadas; para nosotros lo mejor.


Desde allí continuamos unos 10-15' en coche hasta Bran. El castillo de Drácula se iergue en lo alto de una roca, ¡imponente! La verdad es que impresiona por todos los árboles pelados y jardines que lo rodean. De noche o con un día de niebla debe dar miedo.
Se puede aparcar al lado del castillo a menos de 1€ la hora. La entrada cuesta 7€ y hacen descuento del 50% para estudiantes.
Podéis pasear por los alrededores llenos de sitios para comer y tiendas de souvenirs. Todo a un precio más elevado que el resto de ciudades que visitamos, lo cual es lógico...

Tras visitar Bran volvimos hacia Brasov de camino a Sighisoara. El camino son escasos 120km pero las carreteras son convencionales así que se tardan unas 2hs. Hay varios restaurantes de carretera, gasolineras y pequeños pueblos por el camino.

Una vez lleguéis a Sighisoara este sitio sí que de verdad tiene encanto. Es pequeñito y con una parte antigua que es digna de cuento de miedo. Rodeada de bosques de árboles, la mayoría pelados, cuervos, y sitios para comer,  iglesias, la famosa torre del reloj, la casa de Vlad Tepes, etc.


Dormimos en la pensión Casa Soare, un sitio grande y muy limpio, y con acceso a cocina. Patio y parking privado gratis, y sus dueños encantadores. Recomendable 100% porque además está a la entrada del pueblo, es muy fácil llegar, y a 5' andando del centro donde está la ciudadela. Su precio: 20€.
Esa noche paseamos por las callejuelas de la ciudad y cenamos en un italiano que está en una calle que rodea la ciudadela, un poco difícil de encontrar, frente a una especie de parking descampado, pero muy recomendable. Quattro Amici tiene precios muy buenos y calidad.  Nosotros cenamos de entrante pan con ajo y queso, de principales pizza y pasta (un buen plato), de postre chocolate blanco y copa de helado de frutos rojos, y dos cervezas y una coca cola por 14€ todo.


A la mañana siguiente tras comprarnos el desayuno en el centro, unos bollos rellenos de fruta y canela que cuestan menos de 0,50€ y unos zumos en un super, seguimos camino hacia Biertan, un pueblo que pilla a unos 15' de Sighisoara de camino a Sibiu. Un pueblo de casitas de colores que parece abandonado, y con una iglesia fortificada.

Tras esto seguimos hasta Sibiu. Pueblo pequeño con una zona antigua en el centro para pasear y sentarse a comer o tomar algo. No tiene nada especial que visitar pero su zona antigua, con iglesias, el Puente de los Mentirosos y sus tiendecitas de comida muy barata tiene encanto.



Nosotros paseamos al llegar de día y nos compramos comida para comer paseando y tomamos café en el centro. Justo en su plaza principal, llegando a la misma por su calle de la derecha, encontraréis una pequeña tienda/ventana que da a la calle con dulces y panes salados y café muy baratos, regentada por un chico que habla un perfecto español y que os hará reír .

Nuestro hotel, Pensión Casa Romana II, estaba muy bien. A menos de 10' andando de la plaza, con zonas de aparcamiento alrededor gratis, patio central para tomar algo y habitaciones muy grandes. Su precio, menos de 20€, merece la pena ya que es una habitación completa con baño, wifi, tele, calefacción, y sus dueños hablan español perfecto y están pendientes en todo momento de los huéspedes. 




Tras descansar aquí un rato y esperar a que dejase de llover volvimos a salir para cenar en un restaurante recomendado en Tripadvisor. El Syndicat Gourmet es un indio pequeñito con unos precios muy buenos y sabrosos platos. Os recomendamos que cenéis allí ya que es un sitio con encanto, muchos platos diferentes, algunos aptos para vegetarianos, sabrosos currys, unos postres riquísimos y precios muy muy buenos. Nosotros cenamos ensalada, patatas, curry de pollo, dos porciones de tarta (chocolate y frutos rojos y limón con merengue), café, cerveza y agua por 18€ en total.
Después de esto podéis pasear de noche por la zona centro para bajar la cena. Depende el día que sea estaréis prácticamente solos entre edificios, pero la iluminación y sus callejuelas son ideales para despedirse de una ciudad que cuanto menos sabe tratar a sus visitantes.





A a mañana siguiente emprendimos camino de vuelta a Bucarest. Son 280kms pero el trayecto dura unas 4hs. Tened en cuenta que hay muy pocas autovías en Rumania, la mayoría de las carreteras son carreteras convencionales y todas llenas de camiones, así que un trayecto de pocos kms siempre lleva más tiempo de la cuenta.
Si vais a visitar este país en buena época podréis hacer el camino de vuelta por la carretera de Transfagarasan, dicen que la mejor carretera del mundo. Nosotros no pudimos hacerlo ya que por el tiempo no la abren hasta junio. 
Durante el camino de vuelta pasaréis pueblecitos pequeños muy monos y tambien otros más grandes. Nosotros paramos a comer en un centro comercial de Pitesti.

¡Ojo a vuestra llegada a Bucarest! Si vais directos al aeropuerto tendréis que coger la carretera que rodea Bucarest, una especie de M30 de Madrid. Es una carretera de doble sentido llenísima de camoines y atascos y tardaréis casi una hora en hacer menos de 30km. Así que id con tiempo.

El aeropuerto de Bucarest (Otopani - Henri Coanda) tiene algunas cafeterías y sitios para comer como una Trattoria y un Burger King. Los precios son más elevados que en el resto de Rumanía pero nada que ver con los aeropuertos españoles. Todo permisible. 

Resumiendo: No hagáis caso a guías. Si tenéis 4-5 días y queréis desconectar y conocer gran parte de un país, Rumanía es el destino correcto porque además no gastaréis prácicamente nada en dormir y comer. Nosotros no llegamos a 200€ por persona contando todo, incluso comidas y caprichos.
Ninguna de sus ciudades, si bien tienen encanto, necesitan más de medio día para visitarse, lo cual lo hace ideal para una escapada de puente o finde largo.





Os dejamos un vídeo de alguno de los lugares que visitamos durante nuestro viaje.

¡¡Que lo disfrutéis!!



Gastos Generales:
  • Vuelo Ryanair Madrid - Bucarest - Madrid: 150€ / 2 pax
  • Hoteles Booking: 78€ / 4 noches
  • Coche Alquiler SurpriseCar: 59€ / 5 días
  • Gasolina 800kms aprox: 53€
                                                         340€ / 2pax

No hay comentarios:

Publicar un comentario